Cena del XV aniversario de la Peña Ribera

Estamos a 10.000 kilómetros de Sudamérica, pero una de las tradicionales "fiestas de quince" de las que se acostumbran a hacer por aquellos lares centró ayer (04/02/09) la actualidad deportivista en la localidad oleirense de Lorbé. Allí, el Restaurante Vila do Couto acogió la celebración de la ya adolescente "Peña Ribera"-desde hace algo menos de un año, "hijos de Ribera"-, de la vecina Sada.
Sin duda, fué un día grande para el deportivismo, porque en pocas ocasiones se puede reunir una representación como la de ayer. Asistieron el consejero Pachi Dopico, el delegado del primer equipo juan Ángel Barros, el segundo entrenador del Deportivo y anfitrión José Luís Ribera, el preparador físico Eduardo Domínguez, y los futbolistas Manuel Pablo, Juan Carlos Valerón, Sergio, Filipe Luís, Verdú y Rodolfo Bodipo. Por parte de la Federación de Peñas, coorganizadora del aniversario, acudieron su presidente, José Ramón Pena, y su vicepresidente, José Corbal.
El acto dió comienzo a las nueve de la noche con la lectura de un texto creado por la periodista Mercedes Cernadas, miembro de la directiva de la peña. Su hermano Fernando, presidente de la misma, colaboró en la puesta en escena de "El Viejo Dépor", un recorrido en verso por los cien años de existencia del club.
Acto seguido, como manda la tradición, la peña quinceañera repartió velas entre los inquilinos de su mesa principal, a la espera de que el fuego de las mismas concediesen los anhelos de sus portadores. Y uno por uno, fueron expresando sus peticiones.
Algunos pidieron unidad, como Fernando Cernadas, que deseó que "todos los estamentos del club sigan tan unidos" y que al Dépor nunca le falte "forza" que lo caracteriza; Valerón, que abogó por que el Deportivo siga siendo uno en los buenos y malos momentos; o José Ramón Pena, fundador y ex-presidente de la "Peña Ribera". El presidente de la Federación insistió a los peñistas a seguir haciendo bueno el lema de la agrupación: "Sempre Dépor", y a continuar haciendo deportivismo entre las nuevas generaciones.
No faltaron los objetivos en el plano deportivo, como los de Corbal:"Que vuelvan los grandes éxitos del Deportivo y que estén encabezados por Juan Carlos Valerón", dijo; o el deseo de José Luís Ribera de que "el equipo se acerque a lo que fué" no hace tanto. Además, pidió que su peña "siga apoyando como lo ha hecho desde el principio".
Pero sin duda, la petición más aplauidia por los más de cincuenta peñistas fué la de "Barritos": "Que entremos en la Champions". Ni más ni menos.
Casi tan vitoreada como la anterior fué la intervención de Filipe Luís en referencia a los vecinos del sur: "que el Celta siga en segunda"", espetó.
Con el respetable ya ganado, fué el turno de las pretensiones personales, como las de Manuel Pablo o Verdú, que finalizan contrato al termino de esta temporada y mostraron su esperanza de continuar en el deportivo muchos años más.
Pero no todo iban a ser palabras y cómo no, entre bateas, no podian faltar los mejillones, zaburiñas, calamares... en fin, una cena espectacular para una ocasión que se lo merecía. Porque si el Deportivo está todavía joven con más de cien años a sus espaldas, "Hijos de Ribera" está en la flor de la vida, recién estrenados los quince y consolidado como una de las mejores peñas-estandarte de la gran familia blanquiazul.

Fotos de la cena.

Artículo publicado en DEPOR Sport.

No hay comentarios: